El Loft del Futuro: un diálogo entre la innovación y belleza

El 2019 fue el año de la tecnología en CASACOR Perú, y el Loft del Futuro representó un espacio donde se fusionaron muchas artes: moda, fotografía, diseño, arquitectura y por supuesto tecnología, siendo la inteligencia artificial y sus diferentes aplicaciones sus principales características. 

Lleno de colores tierra, negros y grises, en el Loft del Futuro cohabitaron tres pilares para crear un ambiente que fusionó un corte futurista, sofisticado y tecnológico. Un espacio representado por la inteligencia artificial, pero que respondió a criterios estéticos, un diálogo constante entre la innovación y la belleza. 

Este loft fue creado pensando en el presente, soñando con el futuro y extrañando el pasado. Más que un lugar donde vivir, fue una experiencia y un estilo de vida, que integró la inteligencia artificial, la funcionalidad y el confort con los sentidos, el diseño, la tecnología y donde cada elemento contó una historia y guardó un secreto.

Basada en la premisa de que nuestro hogar es una prolongación de nuestros pensamientos y una extensión de nuestros deseos, la arquitecta boliviana Eliana Basma logró que la casa nos despierte dándonos los buenos días con una tasa de café y una buena melodía, graduando la temperatura, ordenando nuestra agenda, eligiendo nuestra ropa, atento a nuestros compromisos, aprendiendo de nuestros gustos, preferencias y necesidades.

Así consiguió que los visitantes se concentren más en lo importante que en lo cotidiano, robándole un minuto al tiempo y un segundo a la vida. Y aunque parezca un cuento de ciencia ficción, fue más bien una demostración de lo maravillosa que es la mente humana.

“Diseñar y crear un proyecto es estar todo el tiempo entre la incertidumbre y el mundo de lo posible”, afirma Eliana y es por eso que durante años ha tratado de integrar la tecnología al diseño, logrando que la casa se convierta en tu habitad, tu refugio, tu cómplice.

“Considero que la integración de la tecnología en la arquitectura permite que el espacio evolucione y me emociona pensar que con todos estos desarrollos ya nunca estaremos solos, que podremos ocupar nuestras mentes y nuestro tiempo en cosas y temas más importantes y menos repetitivos. Crear y diseñar espacios funcionales, cómodos y con vida es una de las cosas más importantes para mí. Me importa la persona, el ser humano que habita un lugar, la manera en que se mueve en su mundo, la eficiencia de su día a día, me encanta reinventar su estilo de vida, sus hábitos, y sus costumbres. Tengo una obsesión por el rendimiento y la eficiencia, enfocada siempre en la ‘dimensión humana’ de los espacios y el ‘lenguaje de los objetos’ más que en el estilo en sí mismo”, afirma Eliana.

Fotografía | Renzo Rebagliatti